El síndrome del perro pequeño

Tienes un perrito en casa, y todo lo que hace te resulta adorable, incluso lo menos adecuado. La falta de disciplina y hábitos creados por esta situación pueden hacer que tu mascota desarrolle el síndrome del perro pequeño, y comience a manifestar conductas indeseables.

Sé el líder

Es importante demostrarle a tu perro que eres el líder. Por lo general, los perros en estado salvaje andan en manadas, y hay un alfa que procura alimento y seguridad, al que todos respetan.

Por ser quien proporciona alimento, el perro asume en un principio que eres el líder. Sin embargo, asumir otras conductas contrarias al liderazgo crea en la mascota un fuerte grado de estrés que le impide saber como debe comportarse.

Uno de los aspectos más importantes se da a la hora de salir a pasear. Un perro que respeta a su líder camina siempre detrás de él o a su lado. Si tu mascota se adelanta -o peor aún, te arrastra-, reacciona ante tu falta de liderazgo “guiándote”. Por ello, acostumbrar a tu perro a no adelantarse a tu paso es una de las principales maneras de demostrar liderazgo.

Haz respetar tu espacio

De manera involuntaria, las personas demuestran menos autoridad con los perros pequeños que con los grandes. Por ejemplo, si un pastor alemán se lanza en dos patas sobre una persona, esto es considerado una agresión, y el animal es reprendido. Cuando se trata de un poodle haciendo lo mismo, la gente lo ve como algo normal e incluso “tierno” de su parte.

Sin embargo, ambos perros están pensando lo mismo. El poodle está invadiendo el espacio de la persona de la misma manera que el pastor alemán y, al no ser reprendido por esta acción, pierde el respeto por esta persona.

Es importante que los perros pequeños aprendan que no pueden lanzarse sobre la gente o caminar sobre ellos si no lo autorizan o lo piden. De lo contrario, esto les crea confusión sobre el liderazgo y su comportamiento se vuelve errático.

El mismo principio aplica cuando el perro gruñe a otras personas, intenta atacar a otros perros más grandes o invadir espacios indebidos de la casa, como camas o sillones.

Entre las consecuencias que esta falta de liderazgo ocasiona en los perros, están los comportamientos agresivos, los episodios de estrés y la desobediencia en general.

Esto también ocasiona la ansiedad por separación, pues en el comportamiento de las manadas, es normal que el perro alfa se ausente, mas no que lo hagan los demás miembros. Al no estar claro el liderazgo, el perro asume las funciones del líder y siente estrés cuando uno de sus “seguidores” se ausenta sin llevarlo como guía.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies