Regalar un Perro en Navidad: Puntos a Tener en Cuenta

Regalar un perro es una decisión posible. Con frecuencia, en medio de la euforia navideña, las familias toman decisiones a corto plazo sin pensar en el futuro. Y esta es la diferencia fundamental entre regalar un perro o comprar un objeto material. El cuidado del animal requiere un compromiso y una responsabilidad constante, es decir, no es un capricho del ahora.

Regalar un Perro en Navidad: Puntos a Tener en Cuenta

Aspectos a tener en cuenta antes de regalar un perro

Por tanto, antes de regalar un perro a un miembro de tu familia, asegúrate de que su deseo de tener una mascota es sincero y de que su estilo de vida se ajusta a la posibilidad de hacerse cargo de esta responsabilidad. Una persona que, por ejemplo, se ausenta con frecuencia de casa ante los constantes viajes de trabajo no tiene el contexto ideal para asumir este compromiso por mucho que lo desee.

Si finalmente decides regalar un perro en Navidad, elige la vía de la adopción para ofrecer un futuro mejor a un animal que necesita cariño.

¿En qué otros casos tampoco es recomendable regalar un perro en Navidad? Por ejemplo, es aconsejable no comprar un perro únicamente por complacer un capricho infantil, es aconsejable que detrás de esta decisión haya un compromiso mayor.

Por otra parte, si adoptar un perro genera una discordia familiar porque unos están de acuerdo pero otros se muestran en total desacuerdo, entonces, es mejor valorar muy bien los pros y los contras. Lo ideal es que haya unidad familiar para que todos los miembros se impliquen en el cuidado del perro como un miembro más del hogar.

En Navidad también es posible hacer regalos sorpresas. Sin embargo, sorprender con un perro puede ser algo que rompa por completo los esquemas previos del sorprendido que no se ha mentalizado a este cambio en su estilo de vida.

1 comentario en Regalar un Perro en Navidad: Puntos a Tener en Cuenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.