Decir adiós a tu mascota

Un duro momento para quienes decidieron contar con esta compañía en sus vidas es el momento de decir adiós. Ya sea por vejez, accidente o enfermedad, la pérdida de una mascota es un momento duro para cualquier persona.

Incluso se han reportado casos de dueños de mascotas que han caído en cuadros depresivos por la pérdida, pero existen maneras de canalizar el dolor y hacer más llevadero el momento para ambos.

A la hora del sacrificio


Cuando las mascotas enferman y llegan a un punto crítico, el veterinario recomienda el sacrificio para disminuir el sufrimiento del animal.

En primer lugar, el dueño de la mascota debe asegurarse de agotar todas las instancias para curarlo o brindarle una vida confortable antes de tomar la decisión. Algunos veterinarios conservan la postura tradicional de recomendar, por ejemplo, el sacrificio de un animal con una extremidad amputada, pero estos pueden seguir viviendo de manera cómoda y feliz con prótesis.

Algunos perros sin extremidades posteriores o con lesiones en la cadera se adaptan a vivir en silla de ruedas y pueden durar largos y felices años con estas herramientas.

En caso de que las instancias hayan sido agotadas y se compruebe que la mascota está siendo sometida a dolor, la mejor decisión es continuar con el sacrificio.

Para sobrellevar la pérdida, algunos ofrecen a su mascota un último día con todas sus comidas y juguetes favoritos, para garantizar que finalicen su período vital con la mayor paz posible.

Al momento de llevar a la mascota al veterinario, algunos prefieren que sea otra persona la que lo haga, para no tener la sensación de estar ejecutando al animal. Sin embargo, esto puede crearle una mayor sensación de estrés.

Por su carácter intuitivo, los nervios propios también pueden influir en su estado de ánimo, por lo que es importante transmitirle la mayor paz posible. Estar convencido de la decisión es la mejor manera de lograrlo.

Otros escenarios

La pérdida de una mascota también puede suceder por otros motivos, como un accidente o la vejez. El primer caso puede prevenirse creando un entorno seguro para ellos, pero el segundo caso es parte del ciclo de la naturaleza.

Cuando los animales mueren por vejez, por lo general son afectados por desgaste de sus órganos. Problemas respiratorios o cardíacos son los males más comunes, por lo que es importante que la mascota tenga hábitos saludables y cuidado médico durante toda su vida, para que el momento final no sea doloroso para ellos.

¿Tener otra mascota?

Tras la muerte de una mascota, normalmente el dueño pasa por un período de luto en el que asegura no poder “reemplazarlo”.

Es importante entender que tener otra mascota luego de la muerte de la anterior no es un reemplazo. En la vida, cuando mueren amigos, las personas no dejan de hacer amigos nuevos, pues saben que cada uno ocupa un lugar distinto en la vida.

De la misma manera, una nueva mascota no es un reemplazo de la anterior, sino un nuevo amigo que ayudará a superar la pérdida y a crear nuevos momentos felices en la vida de la persona que decida adoptarla.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies