Educación canina

La educación de un perro es una tarea bastante dura, que debe ser llevada a cabo con paciencia y cariño. Si se educa a un perro desde cachorro, es por supuesto mucho más fácil que si se intenta educar cuando es un poco más mayor, aunque no hay nada imposible, por supuesto, y educar a un perro adulto puede tener su éxito, siempre y cuando se haga de manera correcta.

En primer lugar, son importantes las lecciones de comportamiento. Por ejemplo, si un perro es agresivo con los demás perros y/o seres humanos que ve por la calle, se debe intentar eliminar esta agresividad, probablemente surgida por el miedo que se tiene muchas veces a los desconocido, dejémosle explorar, olfatear y curiosear, por supuesto, controlándolo, siempre son eficaces los bozales para perros para evitar peligros.

A la hora de modificar una conducta agresiva, nunca debemos ser agresivos con el perro, pues esto resultaría un efecto negativo. Lo mejor es tener firmeza, mantenerse siempre en su puesto y enseñando al perro quién manda, pero sin necesidad de llegar a la agresividad, pues generará miedo al animal, y sin hacer las cosas con miedo, hay que estar seguro de lo que se está enseñando, pues el perro percibirá estos estados de ánimo. El animal tiene que entender que tiene un dueño del que depende, y al que debe hacer caso por encima de todo.

Los premios son siempre eficaces a la hora de educar a un perro. Una galletita, o un juguete siempre te servirán de ayuda. Para las mordidas, por ejemplo, algo que nunca se le debe permitir. El cachorro debe saber desde el primer día que morder no está bien, pues de adultos pueden llegar a hacer batante daño, aunque lo tomen como un juego. Cuanto intente morderte dile NO con firmeza y seguro de tí mismo y de lo que haces, premiándolo cuando deje de hacerlo, repitiendo esta acción ada vez que sea necesario.

Los ladridos son muy molestos y pueden traer problemas con el vecindario. No le festejes los ladridos; actúa de la misma manera que con las mordidas: dile NO firmemente cuando ladre y prémialo cuando deje de hacerlo. La mejor forma de combatir los ladridos es sacándolo a pasear y que disfrute del aire libre y corra, descargando todas sus tensiones.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies