Enfermedad de Addison en perros

Las glándulas suprarrenales son pequeñas y pocos visibles pero son órganos muy importantes que cumplen muchas funciones en el mantenimiento de los niveles hormonales. Las enfermedades que afectan a las glándulas suprarrenales pueden tener efectos perjudiciales sobre el cuerpo. La enfermedad de Addison, también conocida como hipoadrenocorticismo, es una enfermedad de las glándulas adrenales que resulta en una deficiencia de cualquiera de los glucocorticoides o mineralocorticoides o ambos.

Los glucocorticoides, como el cortisol, están involucrados con las proteínas, lípidos y el metabolismo de los carbohidratos y por lo tanto afectan los niveles de glucosa en la sangre. Los mineralocorticoides son esteroides adrenales que tienen un efecto sobre el transporte de iones por las células epiteliales, lo que resulta en una pérdida de potasio y la retención de sodio. En el caso de un perro con la enfermedad de Addison, la disminución en la producción de glucocorticoides y / o mineralocorticoides se reflejará en la sangre  a través de los valores bioquímicos.

La enfermedad de Addison se refiere a menudo como “el gran simulador”, porque los signos que causa son inespecíficos. Los sintomas clínicos incluyen letargo, pérdida de apetito, pérdida de peso, diarrea, aumento en la ingesta y vómitos. Todos estos signos pueden ser atribuidos a una amplia gama de otras enfermedades, por lo que a veces puede ser difícil de diagnosticar. Sin embargo, cuando un perro tiene episodios repetidos de los mencionados signos, se debe tener en cuenta esta enfermedad. Esto es especialmente cierto si los episodios se precipitan por un evento estresante. La mayoría de los casos de la enfermedad de Addison se relacionan con un proceso inmune que destruye el tejido adrenal.

De vez en cuando, un perro puede sufrir de un episodio agudo de la enfermedad de Addison que se presenta como debilidad generalizada, una frecuencia cardíaca baja, arritmia cardíaca (latidos anormales del corazón), colapso y shock. Si esto sucede, debe llevar a su mascota a la emergencia ya que requieren un tratamiento inmediato agresivo de líquidos, electrolitos y esteroides para recuperarse.

Aunque la enfermedad de Addison puede ocurrir a cualquier edad y afectar a cualquier raza o sexo, es más común en adultos jóvenes y perras. Esta enfermedad se ha reportado en perros tan jóvenes como de ocho semanas de edad, pero la edad media de los perros en el momento del diagnóstico es de 4 años. Las razas que pueden estar genéticamente más predispuestos a desarrollar la enfermedad de Addison incluyen el gran danés, el perro de agua portugués, el rottweiler, el  poodle estándar, y el west highland white terrier.

El primer paso para diagnosticar la enfermedad es mediante un análisis de sangre para analizar los niveles. Los perros presentan niveles de sodio y potasio desequilibrados debido a la incapacidad del riñón para regular los electrolitos. Los valores  de las enzimas del hígado y del riñón también son comúnmente elevados. Para llegar a un diagnóstico definitivo, los niveles de cortisol en la sangre deben ser medidos. También se realiza un examen de la  hormona corticotropina (ACTH). Esta prueba consiste en dos muestras de sangre. La primera muestra de sangre se extrae y luego recibe una inyección de insulina. Una segunda muestra de sangre se toma un par de horas más tarde. El cortisol es medido en ambas muestras y los dos resultados se comparan. Un paciente con Addison tiene un nivel basal de cortisol bajo que no aumenta tras la estimulación con ACTH. El ACTH normalmente estimula la corteza suprarrenal para producir los glucocorticoides y mineralocorticoides. El incumplimiento de las glándulas suprarrenales para responder a la ACTH da lugar a una producción inadecuada de las hormonas, lo que lleva a los signos clínicos asociados con la enfermedad.

El tratamiento de la enfermedad de Addison en los perros implica que se complete con dos tipos de esteroides suprarrenales. Un esteroide llamado prednisona, se administra en una dosis muy baja para aumentar los niveles de glucocorticoides. Otro medicamento llamado acetato de fludrocortisona ayuda a reponer los niveles de mineralocorticoides. Ambos fármacos se administran por vía oral. Una alternativa a los medicamentos orales es una inyección de pivalato desoxicorticosterona, que se administra una vez al mes. Los sintomas de la enfermedad de Addison por lo general desaparecen después del tratamiento, y este puede variar de un perro a otro. Una estrecha monitorización de los niveles de sangre para asegurar que los medicamentos están funcionando como debieran es importante.

Para una crisis aguda de Addison, el tratamiento debe ser agresivo, con líquidos intravenosos, con los esteroides y la glucosa indicados. Una vez estabilizado, los perros que padecen esta enfermedad  tiene un buen pronóstico y pueden seguir viviendo una vida larga y feliz.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies