Errores más comunes en el entrenamiento de tu perro

El departir con un perro es una experiencia maravillosa. De cada uno depende que esta experiencia se convierta en una relación armónica o conflictiva. El secreto se basa en el respeto y comprensión de la naturaleza canina. En una relación humana/canina, se produce la asociación de dos especies de naturaleza distinta, la primera un frugívoro arborícola, la segunda un carnívoro corredor. Sin embargo ambos comparten una característica en común: la de ser animales gregarios cooperativos.

Ambas especies tienden a ver a la otra parte como un miembro de su propio género. De este modo el humano comete el error de humanizar al perro, mientras que el perro se comporta con su familia de dos patas como si se trataran de lobos adultos.

El perro es un lobo con características infantiles. Este fenómeno es denominado neotenia. A través del cual un animal alcanza la madurez sexual conservando características infantiles. Dichas características infantiles son más o menos evidentes dependiendo de la raza de cada perro. Así los spitz antiguos, tales como samoyedos, siberianos, malamutes, etc., alcanzan una mayor madurez que los pastores, labradores etc.

Esta condición de conservar características infantiles los hace en cierta forma parecidos a nosotros los humanos. El ser humano conserva su capacidad de asombro, de juego, es decir su capacidad de aprendizaje, durante toda su vida. El lobo doméstico, es decir nuestros perros, también es capaz de aprender a lo largo de toda su vida.

Sin embargo existen diferencias en el lenguaje gestual que dificultan muchas veces la comunicación. Y existen diferencias en la capacidad de interpretar los códigos de comunicación que es un obstáculo más. Es así que muchas veces los intentos por educar un perro culminan con un rotundo fracaso.

Algunos de los errores son:

  1. Dar diversas palabras para el mismo comando, si quisieras que tu perro obedeciera tus comandos, debes ser constante con las palabras que utilizas.
  2. Frotarle la nariz en la orina, esto no tiene ningún afecto en el entrenamiento de un perro. Todo lo que estás haciendo es quemando su nariz lo cual es probable que no deseas hacer.
  3. Golpeando y castigando el perro, los entrenadores expertos han demostrado que este tipo de comportamiento humano no tiene ningún efecto positivo en un perro.
  4. Gritar, confundirás el perro.
  5. Dejando al perro comer al mismo tiempo que tú, esto le indica al perro que él es tu igual. Lo que tienes que realizar es dejar que tu perro coma después de ti. Esto le enseñará que eres el amo.
  6. Iniciar el entrenamiento demasiado tarde en la vida de los perros, es más fácil entrenar a un cachorrito, pues en un perro adulto tendrás que poner mucho más.
  7. Entrenar a tu perro en el momento que estás de mal humor, esto significa que el tono de tu voz será diferente y el perro no podrá ligar tus comandos verbales a la acción que él debe tomar.

Vía | Sobre Perros


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies