¿Es mi perro hiperactivo?

¿Es mi perro hiperactivo?
ETOLOGÍA

Todo perro cuando es joven no suele parar quieto, sube al sofá, muerde la pelota (o lo que puede), se tira encima del abuelo, te patalea, te persigue, ladra, quiere jugar, es un torbellino en la casa, y fuera de ella también.

Cuándo podemos decir que tenemos un perro hiperkinético? (Hiperkinético = excesivo movimiento o hipermotricidad) o bien pensamos….¿tendrá alto el azúcar o tendrá algo de tiroides?…. Existe un amplio abanico de síndromes relacionados con la hiperactividad y también varía el grado de intensidad de la actividad, por lo tanto hay que saber cómo tratar a nuestro animal cuando la hiperactividad acecha.

Claramente podemos decir que en el momento que el perro tiene una actitud marcada de excesiva actividad frenética, que esa actividad no le permite ni obedecer, ni concentrarse en lo que ocurre a su alrededor, jadeando sin parar, muy palpitante, incapaz de estabilizarse y detenerse por un momento, lo consigue únicamente por agotamiento, entonces no debemos dudar en consultar a un veterinario especialista en medicina del comportamiento, este asunto pasa a ser considerado una enfermedad mental. La verdadera hiperkinesis se da en baja frecuencia, este tipo de patología parece ser la versión canina del llamado desorden del déficit o de la atención e hiperactividad en los niños.

La gran mayoría de perros tienen un grado de hiperactividad pero son perfectamente normales aunque les cueste obedecer, se suban a las personas y ladren en exceso, hay que saber distinguir el perro hiperactivo del perro enfermo por la hiperactividad o hiperkinesia.

TRATAMIENTOS A LA HIPERACTIVIDAD

El veterinario especialista ya nos explicará con detalle qué debemos hacer ante un caso duro y crudo como la auténtica hiperkinesis, pues necesita tratamiento medicamentoso.

Si nuestro perro es algo hiperactivo y muy excitable podemos seguir los siguientes consejos:

1- Actividad mental y física en abundancia durante varios momentos del día, es decir, deberá saber jugar cuando toca, correr y relajarse, poder dormir un poco, comer, luego otro poco de relax y juego de nuevo. Sería fantástico si lo lleváramos a un programa de agility.

2- Diferenciar entre objetos para que pueda morder y destruir y los juguetes guardarlos siempre después de jugar.

3- Intercalar periodos de juego con periodos de obediencia. Si acabamos en seco un juego, el animal insistirá muy excitado a continuar.

4- Es importante que aprenda bien la palabra «basta», (u otras que signifiquen lo mismo) no repetirla muchas veces sino pierde su efecto.

5- Premiar siempre cuando obedezca y no pegar nunca cuando no lo hace.
Con un perro hiperactivo nuestro éxito dependerá de la paciencia, coherencia, tiempo y energía que le podamos dar.
Fuente: www.grupov.es


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.