La primera noche de un cachorro en casa

Todas aquellas personas que adopten un cachorro deben saber que la primera noche probablemente no nadie pueda dormir en casa: ni el perrito ni sus nuevos amos. Sin embargo, no debemos culpar al nuevo integrante de la familia por estos llantos constantes.

Los perros son animales de hábitos y de rutina. Al separarse de su madre y de sus hermanos, es muy común que se sienta incómodo en su nuevo entorno hasta tanto se formen lazos consistentes. Debemos acudir a sus llamados, pero tratando de no acostumbrar a la nueva mascota a que todos sus llantos y quejidos tendrán respuesta inmediata.

Buscaremos un lugar apropiado para el cachorro. Colocamos un cojín cómodo y confortable en un sitio donde no haya corriente de aire. Para las primeras noches, muchos recomiendan colocar este cojín en la habitación de los amos, de manera que el pequeño se pueda sentir acompañado.

Si aún así no para de llorar, puedes dejar caer tu mano para que el perrito pueda sentir el contacto de tu piel. Espera hasta que se haya dormido y podrás hacerlo tú también. Lo importante es que puedas lograr poco a poco poner la distancia necesaria para que con el correr de los días cada uno pueda disfrutar de su propio espacio.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies