Lección 9: Juegos

JuegosEl juego es un aspecto de gran importancia en la vida de todo perro. Cumple varias funciones relacionadas a la sociabilización y al control de sus comportamientos. Durante los momentos de juego, el cachorro conoce el mundo que lo rodea, aprende a controlar sus impulsos y su fuerza, aprende algunas normas básicas de comportamiento y conoce a cada miembro de su familia, creando así fuertes lazos con sus amos.

Por otro lado, el juego le permite descargar la energía acumulada durante el día y aliviar tensiones, dando como resultado un perro contento, tranquilo y equilibrado. El juego es necesario en todas las etapas de la vida del can. No solo el cachorro debe jugar. El adulto lo necesita aunque en menor medida.

¿Con qué jugar?

Como primera medida, el perro tiene que tener sus propios juguetes para divertirse. Para ello se le deben proporcionar productos especialmente diseñados para tal fin, de materiales que no sean tóxicos, ni que se astillen y los lastimen. Lo importante es que tenga varios juguetes pero que no los tenga todos a su disposición todo el tiempo.

Otro detalle de importancia es que nunca hay que darle para jugar algo que no sea un juguete, por ejemplo, una zapatilla en desuso, ya que luego va a querer jugar con todo aquel calzado que tenga a su alcance.

El tipo de juego que más le gusta al perro es el de atrapar su juguete cuando se lo lanzan. Para este tipo de juegos se utilizan pelotas, frisbees o cualquier juguete. Lo ideal es que se juegue al aire libre, en un lugar con mucho espacio, en donde el perro podrá disfrutar de sus habilidades y liberar su energía.

En casa, un juego que suele apasionarles es perseguir la luz de una linterna, ideal para los días de lluvia. Lo mejor es crear juegos según los intereses de cada perro en particular, y disfrutar de esos inolvidables momentos juntos.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.