Problemas de comportamiento en los perros

La clave para llevarse bien con los perros, es entender sus tipos de personalidad. Para simplificar este proceso los diviremos en dos grupos básicos: dominantes y sumisos.

Los perros dominantes son muy inteligentes y tienden a ser muy independientes. Estas razas son líderes natos, con un carácter fuerte y eso se nota en su comportamiento. Los perros con estas características pueden aprender rápidamente y normalmente se acostumbra a las reglas impuestas con facilidad. Sin embargo, pueden ser agresivos, por lo que generalmente no son buenas opciones para familias con niños. Si usted tiene un perro dominante, no piense en regalarlo, la mejor opción para estos casos es encontrar a un entrenador profesional para ayudarle.

Los perros sumisos, por el contrario, quieren nada más que complacer a sus dueños y un no  puede arruinar su día. Les encanta jugar, pero son más lentos al momento de acatar órdenes y puede desarrollar ansiedad por la separación con más facilidad. Afortunadamente, esta condición se puede arreglar fácilmente. El secreto para entrenar a un perro sumiso es mantener una actitud firme.

Con cualquier tipo de perro, golpear al animal puede conducir a un comportamiento agresivo. De hecho, a menos que coja el perro “en el acto,” lo mejor es no reaccionar de esta manera en otro momento.
En casos agudos, por supuesto, siempre es mejor consultar con un veterinario para descartar cualquier problema médico antes de tomar nuevas medidas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.