Vestir o no vestir a tu mascota

Los vestidos para mascotas son tan bellos que muchos se ven tentados por colocarles los más variados atuendos. Sin embargo, hay condiciones en las que esto es favorable y otras en las que resulta muy incómodo para el consentido de la casa.

Mascotas incómodas

Si deseas colocar un atuendo a tu mascota, debes cerciorarte de que los movimientos de sus articulaciones no se vean dificultados por la prenda. Al igual que en las personas, en los animales es muy molesto que algo no los deje moverse con libertad.

Igualmente, debe revisarse que la prenda no produzca roces incómodos que puedan picar, irritar o lastimar a la mascota.

Por último, la pieza debe estar sujeta con firmeza para que no se mueva y cause incomodidad, pero no tan apretada como para que moleste.

Días calurosos

Un clima caluroso y húmedo no es bueno para vestir a tu mascota.

Perros, gatos y otros animales ya generan bastante calor adicional con su pelambre como para agregarles, además, una prenda de vestir.

La sensación de incomodidad será tal que el animal tratará de quitarse la ropa o se mostrará inquieto y perturbado por el calor.

Resistencia al cambio

Para los animales no es natural usar prendas de vestir. Antes de comprarle todo un guardarropa, intenta probar con una pieza y chequea la conducta de tu mascota para saber si le agrada o le incomoda.

Por instinto, muchos intentarán quitarse la ropa, pues sienten que tienen un objeto ajeno a ellos sobre su cuerpo. Para ellos, la sensación es la misma que si se les pegara al cuerpo un pliego de papel periódico mientras caminan.

Si luego de varios intentos, la mascota no se acostumbra, es momento de desistir. Por su bienestar, es preferible no hacer cosas que le incomoden, y menos cuando no son necesarias.

Climas fríos

En lugares de clima frío se hace más necesario que las mascotas usen prendas, especialmente si éstas no cuentan con suficiente pelambre para enfrentar las bajas temperaturas.

Zapatos, franelas o abrigos son indispensables para algunas mascotas en estas condiciones. Por ello, es importante probar colocando estas prendas antes del momento de salir a pasear.

De esta manera, podrás medir si la mascota se encuentra a gusto, si hay que hacer ajustes a las prenda o si definitivamente será misión imposible que se mantenga con la ropa puesta.

En estos casos, la adaptación progresiva es la clave. Si un día tu mascota permanece más de un minuto con la ropa puesta cuando antes se la quitaba inmediatamente, quiere decir que el progreso es posible.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies