Visitas al veterinario

Como más vale prevenir que curar, a parte de las visitas periódicas al veterinario y llevar al día su calendario de vacunaciones, debemos vigilar ciertos aspectos relacionados con sus costumbres e higiene diaria. Si nuestro perro se rasca mucho puede ser una señal de peligro parasitario externo, por lo que debemos acudir de inmediato al veterinario.

El ejercicio y la correcta alimentación de nuestro perro puede ayudar a prevenir estos parásitos, asegurar una mejor calidad de vida y salud de nuestra mascota además de ahorrarnos muchas visitas innecesarias en muchas ocasiones al veterinario. Las vacunaciones pueden llegar a prevenir muchas enfermedades infecciosas, como la hepatitis, el moquillo, los parásitos, etc, aportando a nuestra mascota una mayor calidad de vida, además de que será mucho más feliz.

La dieta es muy importante, por lo cual deberemos mantener a nuestro perro bien alimentado, con sus nutrientes necesarios si queremos que lleve una vida mucho más sana y así evitar estas enfermedades, aparte de aportar a nuestro perro una mucho mayor esperanza de vida. Esto se debe llegar a cabo sin tener que realizar los caprichos de nuestro perro, es decir, no darle comida de humanos, sino comida especifica para perros.

El pescado, la comida cruda y los dulces son alimentos totalmente prohibidos para la salud de nuestra mascota, que a la larga podrán causarle muchos problemas no sólo intestinales, sino también de aparición de enfermedades de diversos tipos. Vigilar su pelo, orín y heces también es una medida importante que se debe llegar a cabo, pues si percibimos alguna anomalía en estos aspectos debemos consultar con nuestro veterinario, evitando posibles problemas estomacales o de diarrea.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.