Cómo prevenir y tratar la ANSIEDAD EN PERROS

Los perros con ansiedad tienden a ser muy destructivos, pero no lo hacen con el objetivo de romper cosas de su dueño, sino para intentar manejar el estrés y la ansiedad que le suponen determinadas situaciones. Lo más habitual es el comportamiento destructivo cuando el dueño se va de la casa por varias horas. No hay que desesperarse, existen métodos de trabajo para intentar reducir esta ansiedad.

Memoria perruna, los malos recuerdos

Al igual que las personas, los perros pueden sufrir ataques de ansiedad que se disparan ante una experiencia del pasado o ante situaciones inesperadas o estresantes. Es importante resaltar que el miedo es una respuesta de nuestro organismo, el sistema nervioso autónomo se encarga de estas acciones involuntarias que en el perro se manifiestan como destrucción de objetos, llanto, parálisis, lucha o huida, entre otras.

El animal reacciona de estas formas buscan preservar su supervivencia, evitando el peligro de la forma más rápida posible. En caso de que el miedo sea persistente o se desencadena únicamente frente a un estímulo en concreto, puede que estemos ante una fobia.

¿Cómo saber si nuestro perro tiene ansiedad?

Temblores, encogimiento de la cola, pérdida de energía, comportamientos de huida, diarrea, incontinencia urinaria y tendencias autodestructivas son los síntomas externos más habituales de un ataque de pánico por estrés en nuestra mascota. Muchas veces hay indicios sobre los orígenes de estas complicaciones, pudiendo ser el sufrimiento por casos de aislamiento o malos tratos en perros con menos de 14 semanas, lesiones dolorosas o enfermedades que cambien el comportamiento del perro, abandonos repetidos. Este tipo de señales y antecedentes pueden ser indicadores de que la ansiedad que sufre nuestro perro debe ser tratada mediante técnicas específicas para evitar más daños.

¿Cómo prevenir y tratar la ansiedad en perros?

La ansiedad en perros debe ser diagnosticada por un veterinario. En ese caso, hay medicamentos que pueden ayudar a equilibrar el organismo de la mascota para que no sufra estos ataques y así poder llevar una vida tranquila.

Antes de acudir al veterinario, se recomienda como medida de prevención simple no exponer al perro a situaciones o elementos que desencadenen episodios de ansiedad. En caso de que sea inevitable, se recomienda calmarlo mediante caricias y acompañamiento, y con premios. Además de alejarlo lo más pronto posible de la fuente del estrés. De esta manera, se trabaja sobre los ataques de ansiedad buscando devolver el equilibrio emocional a nuestra mascota y así evitar las complicaciones que pueden surgir por la ansiedad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.