Parvovirus de los perros, síntomas y cómo tratarlo

El parvovirus canino es una enfermedad de tipo infeccioso, viral, de alta gravedad y potencialmente letal para nuestros perros. Por ese motivo, ante la mínima sospecha de contagio, la atención veterinaria inmediata es una obligación. En esta nota analizaremos los aspectos más relevantes para detectar síntomas y avanzar rápidamente en el tratamiento profesional en caso de un cuadro de parvovirus en nuestro perro.

A partir de las cuatro semanas de vida, el parvovirus puede afectar a los cachorros, pero también tiene como objetivo los perros adultos sanos pero inmunodeprimidos y que no hayan sido vacunados.

Formas de contagio

El virus se contagia mediante contacto oral o nasal directo de un perro infectado a otro perro; mediante heces de perros infectados o de manera intrauterina. Es decir, que una madre infectada le puede pasar el parvovirus a sus cachorros durante el embaraza. Se trata de un virus presente en superficies y espacios que estuvieron en contacto con heces contagiadas; y también hay otros animales como roedores o incluso insectos, que sirven como vectores de transmisión.

El Canino Parvo Virus o CPV es considerado un virus muy contagioso y su periodo de incubación es de entre 5 y 10 días. Una vez contagiado, el virus avanza hacia los órganos con recambio activo de células como los del sistema digestivo. Se manifiesta con diarrea y enteritis. También puede afectar el sistema cardiovascular del perro, médula ósea o incluso el sistema respiratorio. Dependiendo del avance del virus, puede terminar ocasionando la muerte debido a las alteraciones de funcionamiento sistémicas que ocasiona.

Síntomas que puede generar

Generalmente, el virus ataca primero el tejido linfático e intestinal. Algunos de los síntomas que puede presentar incluyen:

  • Diarrea (acompañada por hemorragia)
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Falta de apetito y decaimiento.
  • Cansancio, apatía.
  • Depresión.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor a la palpación de abdomen.

En casos graves, aparece la deshidratación severa y muchas veces la muerte. También hay casos en los que el virus se manifiesta asintomáticamente, principalmente en perros adultos que son más resistentes.

Cómo tratar el Parvovirus

De acuerdo a la gravedad de cada caso, el tratamiento incluye combatir la deshidratación y las complicaciones que pueden derivar de este síntoma, como pueden ser un shock endotóxico o hipovolémico. También se hace necesaria la intervención con antibióticos, monitorización sanguínea y comparación de los valores para ver el estado de cada perro. os ayude a valorar la evolución del proceso y el estado de los pacientes.

El tratamiento principal consiste en contrarrestar los síntomas, ya que no existe una forma de atacar directamente al virus. La clave para la recuperación está en atender los síntomas y evitar que el cuadro se complique.

El virus buscará atacar lesionando células en el epitelio intestinal y esto puede ocasionar que las bacterias de la flora intestinal se filtren al torrente sanguíneo. Esto podría provocar un shock séptico o endotóxico. Esto se da en los casos más graves, pero es importante estar atentos, seguir el calendario de vacunación y cuidar a nuestros perros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here