Cuidados para perros mayores

0

El paso del tiempo de nuestros amigos caninos, al igual que nos ocurre a los seres humanos a medida que vamos cumpliendo años, conlleva no sólo a un mayor desgaste de sus músculos y huesos sino también a la aparición de numerosas enfermedades asociadas a la vejez.Por norma general, podemos considerar que un perro es anciano cuando ya ha cumplido 10 años (aunque puede variar según la raza). Sin embargo, despertará tanta ternura como cuando era un cachorro. Como entonces, va a necesitar de ti mayor voluntad y delicadeza; pero el esfuerzo se verá recompensado con una mejor y mayor calidad de vida.

Aquellas mascotas que hayan llevado una alimentación balanceada, estén en su peso, y no hayan llevado una vida sedentaria, tienen más posibilidades de llevar una vejez confortable. Si tu perro ya es anciano, es posible que hayas notado ciertos cambios en su comportamiento. Probablemente camina más despacio, se echa más siestas de lo normal o, incluso, se desorienta con facilidad. Debes estar pendiente, además, por si se desarrolla alguna enfermedad asociada con la edad.

El entorno en el que han vivido nuestras mascotas también es importante, los perros que han sido protegidos del frío y humedad suelen tener mejores expectativas de vida que aquellos que han vivido en la intemperie. Lógicamente la salud durante la vida de nuestro perro también repercutirá en los problemas que lleguen en la vejez.En esta etapa de la vida de tu perro, sigue siendo importante velar por su alimentación, ejercicio, higiene, descanso y estimulación sensorial. Sin embargo, debes hacer algunas variaciones para amoldarte a su nueva condición.

Last updated on 20 octubre, 2021 15:52

La entrada en la etapa geriátrica conlleva cambios en nuestra mascota. Uno de los primeros signos es la aparición de canas en el hocico y las patas, y también se forman callosidades en los codos. En los huesos y articulaciones suele haber problemas cuando envejecen. La elasticidad de las articulaciones se empieza a perder, y también aparecen problemas clásicos de la vejez como la artrosis. También disminuye la capacidad de regeneración de los tejidos, por lo que pequeñas heridas pueden tardar bastante en curar.

La alimentación de un perro anciano debe tener un nivel moderado de calorías y grasas, para evitar que el perro engorde. En caso de que pierda peso, consulta con tu veterinario cómo aportar más calorías y grasa a su alimentación. Además, debe ser rica en antioxidantes, como los polifenoles, para que el envejecimiento celular se ralentice. También necesita un alimento con vitaminas y minerales, pero con un contenido moderado de fósforo. Su alimentación necesita estar enriquecida con un aporte extra de ácidos grasos omega 3 y condroprotectores. De esta forma se contrarresta la pérdida de elasticidad en la piel y se combate la artrosis, que suele provocar problemas en las articulaciones.

No debes olvidar contribuir a su salud bucal. Con la edad, los perros tienden a sufrir problemas bucales. Sin embargo, puedes reducir el riesgo con limpiezas dentales regulares y croquetas especiales que ayudan a eliminar el sarro y el mal aliento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here