Jugar con mascotas, diversión y sentimientos

Jugar con tu mascota puede convertirse en uno de tus momentos preferidos del día. ¡Y lo bien que les hace a los dos! No solo pueden disfrutar de un momento sumamente placentero y lleno de amor, sino que además afianza el vínculo que ambos tienen entre sí.

Es por eso que además de los cuidados básicos que debes proveerle a tu perro, es muy importante que le prestes mucha atención, juegues con él y lo hagas sentir importante en tu rutina diaria. Recuerda que un animal feliz es tan o más importante que un animal sano.

Te vamos a dar algunas ideas para que tú y tu perro puedan compartir momentos mágicos de diversión y amor que los llenará por completo. ¿Preparado?

En primero lugar, prepara el “terreno de juego”, o sea tu casa. Acondiciónala de tal manera que tu mascota se sienta gusto paseando por ella y que tenga un lugar apropiado para moverse. Y de ser necesario durante el juego, también pueda hacer algún que otro pique y corra con cierta libertad. Ten presente esto: el movimiento físico de tu mascota es tan vital como poder comer, beber y dormir.

Pues bien, una vez que tienes resuelto este tema, ahora viene la parte divertida. Ingéniate juegos, contacto, escondidas, corridas, lanzarle cosas, caricias, e intercambio incluso de palmadas y juego “brusco”. A los perros suele gustarles este tipo de juegos, donde también pueden sentirse libres de moverse y responder con entusiasmo a tus estímulos.

También te vamos a confesar que todos estos juegos ayudarán notablemente a que tu cachorro o ya perro adulto no se vea en la necesidad de mascar muebles y destrozar tu casa para liberar tensión. Es importante que sepas regalarle juguetes para que pueda morder. No hay una lista definida de este tipo de juguetes, porque cada perro es distinto y tiene sus preferencias.

Pero si quieres saber un panorama general, los huesos masticables que son especialmente diseñados para que ellos muerdan pueden ser una excelente opción para que les regales. También los famosos cordones, tiritas y sogas. Y no te olvides, por supuesto, de una buena pelota saltarina. Él la sabrá aprovechar muchísimo.

Si de cuestiones de seguridad hablamos, concéntrate en no comprarle juguetes pequeños o muy endebles que él pueda destrozar. Las partes de tamaño chico, como te imaginarás, él podría llegar a tragárselas durante el entusiasmo del juego. Evita problemas. Y como te contamos renglones arriba, céntrate en las ideas que te dimos para empezar a regalarle juguetes a tu perro.

Por supuesto que una buena maderita (fíjate que no se astille demasiado) va a convertirse en el juguete predilecto de tu mascota. Puedes interactuar con él jugando el clásico juego de lanzarle el palito y que él lo recoja para traértelo nuevamente. Te aseguramos de que este es uno de los juegos que ellos más disfrutan.

Y como te dijimos al principio de esta nota, sé creativo, explora junto a él e ingéniate para mantener un vínculo lúdico estrecho con tu mascota. Un perro feliz es aquel que puede tener una buena vida social y divertirse con su amo. ¿Entonces qué esperas para pasar momentos hermosos junto a tu perro? Dale, ¡anímate!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí