Los perros y el encierro

0

Como mascoteros que somos sabemos que los tiempos de la pandemia nos han permitido pasar más tiempo con nuestros amigos perrunos, pero a medida que las ciudades empiezan a abrir y comenzamos a abandonar los trabajos virtuales para volver a las oficinas, ellos que se han acostumbrado a nuestra presencia, pueden sentirse solos o deprimidos si no te encuentran en el hogar. Recuerda siempre que para ellos, la persona más importante del mundo eres tú y luego de estar tanto tiempo juntos, notaran tu ausencia. Hoy te traemos este informe para aconsejarte algunos tips y detalles para acompañar la transición de la mejor manera.

El confinamiento prolongado produce, en algunos casos, ansiedad, estrés y mal humor en los humanos, pero, también, en nuestras mascotas. Y es que al estar en casa compartimos más tiempo con ellos, muchas veces con atención excesiva, porque alegran y ayudan a combatir el aburrimiento del encierro, situación que para los más tranquilos puede molestar.El animal está estresado porque hemos modificado las conductas y va a tender a tener cambios en su psiquis. Los especialistas explicaron que hay signos que nos pueden indicar, que una mascota está pasando por situaciones de estrés.

En el caso de los perros son: la intranquilidad, vocalizaciones, destrucción de elementos del hogar, agresividad desmedida, alteración en hábitos cotidianos (como la alimentación y horas de sueño). En los perros se puede propiciar la estimulación olfativa, a través de comederos que permitan la entrega del alimento en forma gradual, o bien, esconder los juguetes con algún alimento olfativamente atractivo. Los perros, al igual que los humanos, se estresan cuando tienen cambios drásticos de rutina. Se ponen irritables e irascibles. En casos más extremos de encierro, pierden el apetito, se les pone feo el pelo y descuidan su higiene.Lo ideal es tener sesiones de juego de al menos 30 minutos diarios. Pueden ser fraccionadas, con mini sesiones de 10 o 15 minutos, pero lo mejor es que sean en el mismo horario todos los días.

Last updated on 7 mayo, 2021 18:34

Estas pueden consistir tanto en jugar con una pelota por el pasillo como también en sesiones de entrenamiento —de las que hay miles en YouTube. Enseñarle a sentarse o dar la pata no los va a dejar con la lengua afuera, pero sí los va a cansar mentalmente. Hacer pensar a un perro, que aprenda a vincularse socialmente, también es un ejercicio. Lo importante, es ver esto integralmente, darle al perro la atención que merece, y tomar las medidas necesarias si el estrés ya está manifestado. Hay perros que necesitan correr, otros a los que les gusta más el juego y a algunos el cariño y la compañía.

En estas condiciones se ponen más demandantes, como los niños, y al igual que a ellos tenemos que saber dedicarles el tiempo y el espacio que ellos necesitan de nosotros. Tener buen ánimo les garantiza seguridad, paz física y mental, no solo a los animales también a las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here