Perros con excesivo apego, como trabajar con ellos

0

La ansiedad por separación en perros es un problema bastante grave y lamentablemente, bastante frecuente, sobre todo en perros rescatados. Si tu perro no se queda tranquilo cuando lo dejas solo en casa, destroza objetos, ladra o hace sus necesidades dentro del hogar, este post es especial para ti ya que te contaremos por qué se comporta así y qué puedes hacer para resolver el problema, y mejorar la vida de tu mascota. Para solucionar el problema del Síndrome de Ansiedad por Separación en perros lo mejor es ponerse en manos de un profesional, pero primero podemos intentar modificar la conducta siguiendo algunas pautas.

La denominada Ansiedad por Separación en Perros se considera un trastorno comportamental grave dentro de la etología clínica canina, que es la disciplina veterinaria que se ocupa de diagnosticar y tratar los problemas de conducta en perros. Es un problema de comportamiento serio que presentan algunos perros al quedarse solos en casa o al separarse de uno o varios de sus propietarios. Ciertos perros, incluso, muestran signos de ansiedad tan sólo con perder el contacto visual con sus personas de referencia. Se trata de un problema frecuente y se estima que alrededor de un 14% de la población canina padece ansiedad por separación.

El verdadero problema de la ansiedad en perros es que afecta muy negativamente al bienestar del animal y al vínculo afectivo con sus propietarios. Se sospecha que el número de perros abandonados o sacrificados debido a este trastorno en nuestro país es muy elevado.

Una separación prematura (antes del mes y medio) incrementará la sensación de desamparo del perro. Éste lo intentará compensar con un apego al nuevo propietario. La primera cuestión a tratar es garantizar que ese perro ha cumplido esa cantidad de tiempo con su madre y su camada. La segunda cuestión a tratar es no “enfatizar” en demasía ni cuando nos vamos de casa ni cuando volvemos. Cuando nos vamos no tenemos que sentirnos culpables. Hay que hacer entender al animal, que ni él ni nosotros dependemos mutuamente. Y por raro que parezca, un perro que nos recibe con un saludo “tibio” suele ser un perro más equilibrado que uno que se vuelve loco y empieza a dar vueltas sobre sí mismo.

Last updated on 30 julio, 2021 18:21

Aunque muchos etólogos y educadores caninos todavía recomiendan “engañar” al perro cogiendo las llaves o poniéndonos el abrigo cuando no vamos a salir de casa para romper la asociación que el perro hace, las tendencias actuales recomiendan hacer todo lo contrario. Se aconseja incrementar la predictibilidad de la salida del propietario manteniendo las pistas o señales que la anticipan. Esto es porque se ha demostrado, en estudios con otros animales como ratas, que poder predecir un estímulo aversivo (una situación desagradable) reduce los niveles de estrés.

Cuando estas pequeñas indicaciones no funcionan hemos de recurrir a un adiestrador profesional. Y en este caso, el adiestrador tiene que trabajar con el perro y nosotros. Si nuestras pautas de comportamiento no difieren, la conducta del perro acabará siendo la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here