Yellow Dog Project, ¿qué es?

A través de Internet, hemos podido entrar en contacto con numerosas iniciativas que surgen para dar respuesta a problemáticas de nuestras mascotas. Una de estas iniciativas que ha ido cobrando fuerzas con los años se denominada Yellow Dog Project, el proyecto del perro amarillo. Te contamos en qué consiste y cómo participar y expandir sus alcances.

La propuesta está orientada a una identificación rápida de aquellos perros que, cuando están de paseo, necesitan de su propio espacio. De esta forma evitamos malos entendidos o situaciones de estrés para nuestros perros sabiendo con cuales pueden interactuar libremente y cuáles podrían tener algún tipo de reacción no deseable.

¿Cómo actuar frente a un perro en la calle?

Cuando salimos a la calle y vemos un perro, muchas veces sentimos la necesidad de acariciarlo o acercarnos a él. Sin embargo, al igual que las personas, cada perro reaccionará de acuerdo a diferentes condiciones de vida y genética. Existen perros más amigables que otros, e incluso perros que consideramos incapaces de un acto violento, pueden haber vivido circunstancias que los llevan a comportarse de manera peligrosa. A través del proyecto del perro amarillo (Yellow Dog Project), se apunta a la identificación efectiva de aquellos perros que por enfermedades (pulgas, hongos) o personalidad agresiva, deben ser tratados con sumo cuidado en la calle.

¿Cómo detectar si un perro me está pidiendo espacio?

La iniciativa del perro amarillo propone acompañar la correa, con una cinta de color amarillo para identificar rápidamente a aquellos perros que necesitan su espacio al salir a pasear. En el caso de que consideres que tu perro puede estresarse o reaccionar de forma violenta, no tienes más que incorporar una tira amarilla a la correa para que otras personas identifiquen en cuestión de segundos el potencial peligro de tratar con el perro sin respetar sus tiempos y distancias.

Motivos para tener un distintivo amarillo

Si un perro tiene un distintivo amarillo, puede haber causas muy diversas. Entre ellas, conductas agresivas, perros que tienen miedo en la calle, hembras en etapa de celo o perros que están en fase de entrenamiento.

Un perro que tiene miedo a estímulos de la calle, por ejemplo, podría ser identificado con el lazo amarillo. De esta manera, el entorno estaría al tanto de sus posibles reacciones, y eso ayudaría al barrio a generar conductas más amigables para que lentamente se redujera el estrés canino.

Si conocemos un perro que está realizando un tratamiento de modificación de conducta, identificarlo con el lazo amarillo es un refuerzo positivo para estar atentos a comportamientos violentos. Las principales razones por las cuales se decide utilizar el lazo amarillo son perros violentos o miedosos que, al salir de paseo con sus dueños, pueden verse envueltos en situaciones violentas para el propio perro, para otros perros o para seres humanos.

Poco a poco se va generando conciencia respecto a los comportamientos de los animales, a sus cuidados y la posibilidad de hacer una convivencia más segura en las calles. Cada año, más y más personas se suman a The Yellow Dog Project para seguir dándole voz a los perros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here